CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Music Reviews

10 albums que definieron el pop de los 00s

Las grandes divas de la música fueron las que marcaron la pauta durante la década del 2000.
Words Carlos Turmero

La música pop ha evolucionado con el tiempo: nunca se ha mantenido estática ni constante a través de los años, siempre ha cambiado respondiendo al momento, a las tendencias, a las circunstancias y a los deseos personales de cada artista, quienes al final son los que van marcando la pauta porque luego otros colegas replican las jugadas que estos hicieron en un primer lugar y así comienza el ciclo.

El nuevo milenio trajo consigo los inicios de la globalización y de la diversificación de la industria musical con la aparición de las plataformas digitales (primero Napster y luego las demás), lo que implicó una suerte de democratización para el consumo y que rápidamente fue aprovechada por los artistas para también diversificarse ellos mismos, no solo en la forma en como comercializaba su música, sino también en el contenido en sí.

Publicidad

Siempre se ha hablado de la influencia que han tenido los 80 en general a lo largo de los años, pero cada década le ha aportado elementos importantes a la historia de la música en general. La década del 2000 fue testigo del resurgimiento de la música disco y del nacimiento del electropop como una propuesta masiva que no desapareció en lo absoluto. Por otra parte, los ritmos tradicionales como el soul y el jazz lograron ser reconocidos por una generación que quizás nunca se habría interesado en ellos, pero que justamente irrumpieron en un momento en el que la monotonía comenzaba a ser la norma y todo empezaba a sonar igual.

Fueron precisamente las grandes divas de esta generación, quienes tomaron la batuta y redefinieron por completo el sonido pop del nuevo milenio con proyectos fascinantes, repletos de alma y contenido, desafiantes en su producción, y que establecieron nuevas formas y paradigmas que lograron traspasar el tiempo y aún seguimos viendo/escuchando en la actualidad. Los artistas de la actualidad tienen mucho que agradecerle a las mujeres de esta lista, debido a que fueron ellas quienes dieron el primer paso para normalizar lo que era considerado impensable o imposible.

Antes de comenzar esta lista, es necesario reconocer a figuras como Nelly Furtado, Gwen Stefani, Fergie y Norah Jones, quienes cada una en su estilo también dieron sus aportes para alimentar la riqueza del pop de aquellos años.

1. Alicia Keys, Songs In A Minor

Desde esa entrada acapella en Fallin’, el mundo supo que la llegada de Alicia Keys sería trascendental para la industria musical. La cantautora neoyorquina trajo de vuelta el soul como género musical para fusionarlo con su propia versión de pop, inyectando muchísima alma a toda su narrativa y sus canciones, siendo esto una constante en los trabajos que le siguieron a este trabajo. Songs In A Minor fue el responsable de que Alicia fuera catalogada como “la próxima reina del soul” por algunas publicaciones, debido a que logró el éxito en medio de toda la vorágine del pop de Britney, Christina, NSYNC y demás, gestando así el regreso de la música con alma y contenido a la cima de los charts.

2. Christina Aguilera, Stripped

Incomprendido y criticado en su momento, pero el tiempo lo convirtió en un referente entre los proyectos que generaron un cambio no solo en la figura de la artista, sino también para todos aquellos artistas juveniles que querían dar el salto a una etapa mucho más madura en su carrera. Stripped fue el proyecto con el que Christina Aguilera dejó atrás su faceta de estrella juvenil y adolescente. Desde luego que su look y el carácter sensual de algunos de los temas de este disco hicieron el trabajo para que Christina ya no fuera vista como la chica de al lado que cantaba Genie In A Bottle, pero a la vez temas como Beautiful y Fighter terminaron por confirmar el estatus de Aguilera como la voz de esa generación. Antes de que Miley Cyrus tuviera su momento de rebeldía y locura con Bangerz, Christina le abrió la puertas a todas las ídolos teen pop para que pudieran liberarse por completo con Stripped.

3. Avril Lavigne, Let Go

Es incuestionable que la máxima referente del pop punk de los 2000 fue Avril Lavigne. La canadiense era el punto de encuentro para los fanáticos del pop, del rock, del punk, de la cultura skate y más, debido a que su figura abrazaba todos estos estilos y estéticas, pero con la inocencia de una adolescencia que cantaban sobre las situaciones y de las cosas que le afectaban como a cualquiera. Let Go fue uno de esos álbumes que vendió millones de copias porque justamente apeló a una demografía amplia, con temas con los que las personas pudieran identificarse, así como baladas poderosas para los momentos en los que hiciera falta drenar. Avril nos dio la oportunidad de drenar y de ser rebeldes, o al menos sentirnos como tal. Buena parte de la escena actual soft rock y alternativa le debe mucho a la canadiense, quien sencillamente era inevitable en aquellos años.

4. Amy Winehouse, Back To Black

Cada cierto tiempo llega alguien especial a desmontar todo lo establecido con propuestas auténticas, genuinas y cargadas del más puro talento. De esta manera podemos describir lo que hizo Amy Winehouse con Back To Black, un disco que marcó y que rompió por completo con la monotonía en la que se encontraba la industria en el año 2007, plagada de pop con elementos de música dance y por supuesto el hip-hop que siempre ha estado presente. Este fue el álbum que le presentó el jazz a toda una generación que posiblemente nunca se habría interesado por el género, hasta la llegada de Amy. Lo más destacado de este álbum es el hecho de que Winehouse nos hizo una radiografía de todo el dolor que ella enfrentó en aquellos años en su lucha constante con las adicciones y la forma en la que afectó sus relaciones. De no ser por Amy y este álbum, posiblemente hoy en día no se hablaría de figuras como Duffy, Adele, Lana Del Rey, FKA twigs y muchos más.

5. Britney Spears, Blackout

El mundo está deseoso de ver a Britney Spears renacer de las cenizas y volver con mucha fuerza al lugar que le corresponde tanto en la cultura pop como en la industria musical, una de las máximas estrellas en todo el mundo. Si hay algo a lo que el mundo se puede aferrar para mantener viva la esperanza de un regreso fantástico de Britney, es a su álbum Blackout. El quinto álbum de estudio de la princesa del pop fue el primer gran comeback que nos dio, con el que definió por completo los años por venir en la música pop, tal y como lo hizo en su debut en 1998. The Times lo nombró como el quinto mejor álbum pop de la década, mientras que Rolling Stone consideró que este es posiblemente el álbum más influyente en la industria de la música pop gracias a la combinación de géneros como electropop, dance pop y R&B, con influencias adicionales de eurodisco, dubstep y funk, junto con un poderoso contenido lírico que gira en torno a la fama, el escrutinio de los medios, el sexo y las discotecas. Todos estos elementos convergieron para dar lugar al denominado “sonido Britney”, que no tuvo que esperar años para que fuera replicado ya que por aquellas época, algunos de los nombres más populares hicieron su propia versión del sonido de la princesa del pop. Posiblemente el debate sobre la influencia de este proyecto seguirá en el futuro, mientras tranquilamente reposa dentro del catálogo de los discos importantes del Salón de la Fama del Rock & Roll.

6. Madonna, Confessions on a Dancefloor

Olvídense de Dua Lipa, Jessie Ware o The Weeknd, quien verdaderamente revivió a la música disco lo hizo hace 15 años con una joya llamada Confessions On a Dancefloor y no fue otra que la reina del pop, Madonna. El décimo álbum de estudio de la estadounidense fue una nueva demostración de que la reina tenía la corona puesta y nadie podía arrebatarsela. Madonna se reinventó a sí misma y a su sonido para darle al mundo quizás el álbum más comercial de su carrera, un proyecto en el que son evidente las referencias a la música disco de los 70 y 80, específicamente de figuras icónicas como ABBA, Donna Summer, Pet Shop Boys, Bee Gees y Depeche Mode. Madonna logró hacer un álbum en el cual es muy difícil saltar alguna canción debido a que está estructurado como el set de un DJ, por lo que no existen los silencios ni pausas entre los temas que van desde vibras más alegres y bailables, hasta aquellos más personales e íntimos, respondiendo así a la premisa del título del álbum. Este resurgimiento que se vio de la música disco el año pasado en proyectos como Future Nostalgia o What’s Your Pleasure, no hay duda en que estuvo influenciado por la jugada que dio la reina del pop hace 15 años, adelantándose una vez más a cualquier tendencias para establecerla ella misma.

7. Shakira, Laundry Service

Desde el inicio de su carrera a Shakira le ha tocado nadar en contra de la corriente y del escepticismo de aquellos que apostaban a su fracaso. Evidentemente cuando llegó el momento de que la colombiana diera el salto al mercado anglo tras convertirse en un icono en Latinoamérica, pues no faltaron aquellos que no creían que lo lograría. ¿Cuál fue su sopresa? Pues que Shakira dio el salto con el crossover más exitoso que se ha visto en la industria, superando así lo que habían logrado figuras como Ricky Martin o Enrique Iglesias antes que ella. Laundry Service no solo se convirtió en el álbum más vendido en la carrera de Shak, sino que además fue un auténtico ejercicio de diversidad y de amplitud sonora gracias a la presencia de elementos de tango (Objection), música andina (Suerte) y ska (Poem to a Horse), junto con el pop y el rock. Si hoy en día está normalizado que el inglés y el español convivan en un mismo proyecto, pues es gracias a que Shak dio un paso al frente en 2001 en un mundo que no era tan globalizado como lo es ahora y realizó un proyecto para el mundo entero.

8. Rihanna, Good Girl Gone Bad

Rihanna no esperó a estar más entrada en su carrera para apelar a la reinvención, Good Girl Gone Bad fue la primera demostración que RiRi nos dio de que para ella cambiar su sonido e imagen no resultaría ningún desafío y que más bien se convertiría en su deporte favorito. El álbum incorpora R&B, dance pop e influencias del pop y está lleno de alta energía y canciones dance que hacen el álbum más orientado al pop, en el que mantuvo al público bailando pero sin dejar de ser conmovedora de a momentos. RiRi ha marcado la pauta de la industria con cada proyecto nuevo, pero este esfuerzo en el que pasó de chica buena a chica mala en la pista de baile fue la demostración de que la reinvención no tiene fecha en el calendario, y que el factor sorpresa siempre puede funcionar a tu favor si sabes cómo generarlo.

9. Kylie Minogue, X

Luego de batallar contra el cáncer, Kylie Minogue le dio al mundo un álbum en el que retomaba el control de su vida y de su carrera y que hoy en día ha influído a un sín fin de proyectos en todo el mundo. X se caracteriza por ser una producción heterogénea, con canciones de diferentes temáticas, que van desde el pop rock con 2 Hearts hasta el urban pop con Cosmic. Junto a este, la temática artística y visual del proyecto fue un despliegue de elementos artificiales, minimalistas y futuristas. Minogue nuevamente demostró que ningún género se le resiste, que ella puede el glamour del dance y al rudeza del rock.

10. Lady Gaga, The Fame

El mundo no fue el mismo luego de que Lady Gaga sacó The Fame, literalmente una estrella había nacido para convertirse en un verdadero icono que se establecería como un referente de la trasgresión, el desafío y todo lo que una estrella pop debería ser. Con influencias de la música pop de los 80, la musicalidad synth y dance-pop de The Fame no puede ser ignorada, el álbum es la personificación definitiva de la adoración de la fama, con otros temas incorporados a su mensaje como el sexo, las drogas y el amor. Considerado como uno de los 100 mejores álbumes debut de la historia por parte de la revista Rolling Stone, basta con ver la evolución de la música en los últimos 10 años para darse cuenta el punto de inflexión que marcó The Fame en 2008.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 4
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 15
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE