CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
5 revelaciones de Dennis Rodman sobre su vida, su estilo y su amor por Corea del Norte en una reciente entrevista
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ

5 revelaciones de Dennis Rodman sobre su vida, su estilo y su amor por Corea del Norte en una reciente entrevista

Words mor.bo

Muchos conocen a Dennis Rodman como el corazón defensivo y el alma de los Chicago Bulls a mediados de los 90: no solo es uno de los mejores reboteadores de la historia del baloncesto profesional, sino una de las leyendas de la NBA. Pero lo cierto es que Rodman siempre llamó mucha la atención por sus actividades fuera de la cancha. Con su pelo color arco iris y sus múltiples tatuajes y piercings y romances con Madonna o Carmen Electra, Rodman acaparó los titulares más allá de las páginas deportivas para convertirse en un ícono del estilo.

Esta semana, Rodman fue la portada de la nueva edición de la revista GQ como el ícono fashion del año. Destacan cómo incorporó drag, maquillaje y esmalte de uñas con subculturas como el clubwear, el fetiche y el hip-hop, cómo hoy, con 60 años de edad, continúa siendo una referencia del deporte y de la moda, mientras Rodman declara que su estilo salió simplemente de su actitud con la vida y la moda en ese momento. A continuación, les dejamos cinco de los mejores momentos de la entrevista con algunas de las imágenes capturadas para el feature por la fotógrafa neoyorquina Renell Medrano.

Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ

1. Llevó el famoso vestido de novia por recomendación de Steven Tyler

Uno de los momentos más conocidos de la historia fashion de Rodman fue cuando llevó un vestido de novia a un evento en Nueva York para la promoción de su libro lanzado en 1996, Bad as I Wanna Be. La idea de llevar el vestido de novia se le ocurrió como un capricho, y un día antes se encontró con Steven Tyler de Aerosmith en Nueva York, quien lo impulsó a hacerlo. “Salí al gimnasio y estaba montado en la StairMaster”, cuenta Dennis. “Y a mi izquierda estaba Steven Tyler, haciendo ejercicio”. Dennis le dijo que pensaba llevar un vestido de novia a la firma de su libro. “Steven se bajó de un salto de la StairMaster y dijo: ‘¡Oh, Dios mío, esto es jodidamente impresionante! Porque ya sabes cómo se viste Steven Tyler, ¿verdad? Se vestía de forma excéntrica en los años 70. Y dijo: ‘¡Hazlo, hazlo, hazlo!'”

2. Un intento de suicidio lo cambió por completo

Después de ganar dos títulos de la NBA con los Detroit Pistons a principios de los 90, Rodman dice que tocó fondo y pensó en quitarse la vida en 1993 tras la marcha del entrenador del equipo, Chuck Daly, al que veía como una figura paterna. De repente, se quedó sin la estabilidad en la que había confiado. Ese fue el año en que se sentó solo en el estacionamiento del Palace of Auburn Hills y estuvo a punto de suicidarse. Se quedó dormido, con el rifle en el regazo, escuchando a Pearl Jam y se despertó cuando la policía tocó su ventana. “Los policías tenían sus armas desenfundadas y toda esa mierda”, dice. Después de ese incidente, se encerró en su casa durante casi dos meses. En lugar del suicidio, experimentó una muerte más metafórica. “Pasé de ser un tipo apacible, humilde y emocional a esta otra cara de Dennis Rodman“, dice. “Cuando salí de mi casa, fue cuando salió el nuevo Dennis”.

Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ

3. Visitar bares gay y drag lo ayudó ser más feliz

Luego de su incidente en 1993, fue trasladado a San Antonio a jugar con los Spurs, y se encontró con una comunidad increíble. “En San Antonio empecé a ir a clubes gay. Empecé a ir a clubes drag. Empecé a llevar drag queens a los partidos”. Dennis dice que encontró gente que vivía con la misma audacia que él anhelaba, despreocupada por lo que pasaba como aceptable en el mainstream de ese momento, y que sencillamente eran personas libres. “Cuando hablas con gente de la comunidad gay, con alguien que hace drag, algo así, son tan jodidamente felices”, dice Dennis. “Llevan la cabeza muy alta todos los putos días, hombre. No se avergüenzan de nada. No intentan demostrar nada, simplemente están ahí fuera viviendo sus vidas”.

4. Siempre le gustó llevar vestidos

Cuando era niño, sus hermanas menores, que siempre superaban a Dennis en tamaño y estatus social, solían vestirle con su ropa cuando jugaban juntos. “No tenía hermanos. Ni padre. Salía con mis hermanas todo el tiempo, y ellas intentaban que me vistiera”, dice. “Así que yo era como el conejillo de indias de la familia. “Todos nos divertíamos en ese momento, pero eso no me inspiró cuando me hice mayor”, explica. “Supongo que me hizo tener un sentido de conciencia de, como, hombre, yo solía vestirme así cuando era niño. Llevar un vestido me hacía sentir bien” y ya.

5. Sigue siendo “amigo” de Kim Jong-un

Uno de los momentos más polémicos de la carrera de Rodman fue cuando visitó Corea del Norte y se convirtió de alguna manera en embajador de su país, ya que los Kim siempre fueron muy fans de los Chicago Bulls. Incluso, cuenta que ayudó a facilitar las charlas entre Kim y Trump hace un par de años. Sin embargo, afirma que desconocía que Corea del Norte era un régimen autoritario que comete regularmente violaciones de los derechos humanos. “Pensaba que era como, bueno, Corea del Norte, voy a ir allí a firmar autógrafos y cosas así, a hacerme fotos”, dice. “No sabía que era todo eso hasta que llegué allí. Me dije: ‘Oh, mierda’. Nadie me preparó para eso”. Aún así, hoy llama a Kim un amigo, y no es difícil ver por qué. “Me dieron la suite presidencial en el mejor hotel de Corea del Norte”, dice. “Me dieron criadas, cocineros”. Ha vuelto al país varias veces, y siempre le han tratado como a la realeza. “Se sentaron a alabarme como si fuera uno de ellos”, dice. “Me enamoré de su país porque eran muy cariñosos”.

Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ
Dennis Rodman. Fotografía: Renell Medrano/GQ

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE