Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Environment

El mamut lanudo podría volver a caminar por la Tierra tras 10.000 años de extinción a través de una clonación

Una cría de mamut lanudo. Fotografía: Getty
Words mor.bo Reading 4 minutos

Como si se tratara de una versión de la vida real de Jurassic Park, una nueva empresa anunció el día de hoy que pretende resucitar genéticamente al mamut lanudo, un animal extinguido que, según algunos científicos, podría ayudar a luchar contra el cambio climático al convertir la tundra helada de Siberia en praderas, que pueden servir de eficaces sumideros de carbono. Hace algo más de dos años, el emprendedor tecnológico Ben Lamm se puso en contacto con el prestigioso genetista de Harvard George Church. Ambos se conocieron en Boston, en el laboratorio de Church, y esa fructífera conversación fue el catalizador de la start-up Colossal.

Los científicos tienen como idea inicial crear un híbrido de elefante y mamut fabricando en el laboratorio embriones portadores de ADN de mamut. El punto de partida del proyecto consiste en tomar células de la piel de elefantes asiáticos, que están en peligro de extinción, y reprogramarlas en células madre más versátiles que lleven ADN de mamut. Los genes concretos responsables del pelo de los mamuts, las capas de grasa aislantes y otras adaptaciones al clima frío se identifican comparando los genomas de los mamuts extraídos de animales recuperados del permafrost con los de los elefantes asiáticos emparentados con ellos. De esta manera, los embriones se llevarían a término en una madre de alquiler o, potencialmente, en un útero artificial. Si todo sale bien, los investigadores esperan tener su primera serie de crías dentro de seis años.

Publicidad

“Nuestro objetivo es hacer un elefante resistente al frío, pero que se vea y se comporte como un mamut. No porque intentemos engañar a nadie, sino porque queremos algo que sea funcionalmente equivalente al mamut, que disfrute de su tiempo a -40°C, y que haga todas las cosas que hacen los elefantes y los mamuts, en particular derribar árboles”, dijo Church a The Guardian. El proyecto lleva años dando vueltas, pero nadie les había dado suficiente financiamiento para poner el plan en marcha. Ahora es una empresa con USD $15 millones de financiamiento inicial de diversos inversores y Lamm como director general. Sin embargo, el plan suscitará sin duda muchas preguntas sobre la ética de resucitar a los antiguos gigantes.

No todos los científicos sospechan que crear animales parecidos a los mamuts en el laboratorio sea la forma más eficaz de restaurar la tundra. “Mi opinión personal es que las justificaciones que se dan — la idea de que se podría hacer geoingeniería en el medio ambiente del Ártico utilizando una audiencia de mamuts— no es plausible”, dijo la Dra. Victoria Herridge, bióloga evolutiva del Museo de Historia Natural. Por su parte, Beth Shapiro, paleogenetista de la Universidad de California en Santa Cruz, dijo a The New York Times que “hay toneladas de problemas que todos van a encontrar en el camino”, explicó. “¿Sabemos lo suficiente sobre la biología de los elefantes para predecir qué más hay que cambiar para que puedan sobrevivir en el Ártico? ¿Es ético experimentar con embriones de elefante en primer lugar?”.

De acuerdo con Lamm, su objetivo no es solo traer de vuelta al mamut, sino “traer de vuelta a la región del Ártico manadas que puedan reproducirse con éxito”. Por ahora se desconoce si los elefantes asiáticos querrán reproducirse con los híbridos. “Puede que tengamos que alentarlos un poco”. Gareth Phoenix, profesor de ecología de las plantas y del cambio global en la Universidad de Sheffield, dijo que también hay que tomar en cuenta que este tipo de ideas no terminen causando consecuencias perjudiciales no deseadas: “los mamuts se proponen como una solución para ayudar a detener el deshielo del permafrost porque eliminarán los árboles, pisotearán y compactarán el suelo y convertirán los paisajes en pastizales, lo que puede ayudar a mantener el suelo fresco. Sin embargo, sabemos que en las regiones boscosas del Ártico los árboles y la cubierta de musgo pueden ser fundamentales para proteger el permafrost, por lo que eliminar los árboles y pisotear el musgo sería lo último que se querría hacer”. Así, parece que el tiempo, la ciencia y la naturaleza dirán que sucede con esta idea.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • 2
    WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE