Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Lous and The Yakuza, la artista que mezcla influencias europeas y africanas con hip hop, pop y trap

MOR.BO RIOT: Lous and The Yakuza, la artista que mezcla influencias europeas y africanas con hip hop, pop y trap
Lous and The Yakuza. Fotografía: Instagram @lousandtheyakuza
Words mor.bo

Si hay una artista en la actualidad que le guste desafiar el concepto de géneros musicales, esa es Lous and The Yakuza, la nueva sensación del pop belga. Lous mezcla el hip-hop sensual con los ritmos ásperos del trap para crear pistas que son tanto una declaración de su resistencia como una exploración de las preocupaciones de la Generación Z, incluyendo la raza, la soledad y la desesperación. Con palabras cantadas y rapeadas en francés, Lous and the Yakuza da la sensación de ser un proyecto claramente globalizado, en el que se entremezclan sus antecedentes belgas-congoleses-ruandeses con influencias eclécticas.

Nacida como Marie-Pierra Kakoma el 26 de mayo de 1996, Lous es originaria de Lubumbashi, República Democrática del Congo. Su niñez estuvo afectada por la guerra y los desplazamientos: su madre, de origen ruandés, abandonó el Congo para huir de la guerra cuando Lous tenía sólo 2 años, pero se reunió con ella un par de años después en Bruselas. Más adelante, a los 9 años, su familia se volvió a mudar para encontrarse en Ruanda, pero ella terminó dejando el continente, sola, para volver a Bélgica y probar suerte en la música.

Cuando vivió en Anderlecht, y luego en Saint-Josse, se convirtió en “una niña de Europa”, como ella misma dice, y su regreso a Ruanda a los 9 años la traumatizó. “Para mí”, explica, “tener agua caliente y electricidad era básico. La miseria estaba en algún lugar lejano. Y de repente te encuentras con niños en la calle fuera de tu casa, huérfanos, lisiados. Estábamos en pleno período post-genocidio y todo el mundo a mi alrededor hablaba de asesinatos. Tuve pesadillas al respecto y durante diez años tuve insomnio. A pesar de ello, mi niñez estuvo salpicada de momentos de alegría porque mis padres lo sacrificaron todo por sus hijos”.

Para ella, la música siempre fue algo natura, pues cuenta que en casa siempre había un motivo para hacer una fiesta. “A mi madre le encantaba reunir a nuestros seres queridos, sin importar la ocasión. Cuando tenía 7 años, empecé a escribir canciones sobre príncipes azules, cuentos, libros y tragedias. Me movía esa necesidad de transmitir un mensaje, de proporcionar emociones, de hacer bailar a la gente. Decidí dejar África porque no tenía acceso al arte, a la tecnología”.

Ya en Europa, termió en un internado, y a los 18 años, se graduó en Latín y Ciencias. Estaba estudiando Derecho, Filosofía y Ciencias Políticas en la universidad y sus padres tenían muchas esperanzas puestas en ella… hasta que les dijo que había decidido ser cantante. “Sobre todo porque no cantaba bien al principio. Era consciente de que no tenía ningún talento… y mis padres también. He escuchado más ‘Cállate’ que ‘Bravo’ cuando he cantado en mi vida. Pero esto era mi vocación. Y, como la voz es un músculo, me dije que solo tenía que trabajarla”.

Sin embargo, sus padres no la apoyaron, así que debió conseguir un trabajo para mantenerse. Esto, como se imaginan, era un obstáculo: si quería triunfar en el negocio de la música, tenía que darle el 100%. “No tenía tiempo para sentarme en una oficina de 8 de la mañana a 5 de la tarde. Para pagar mi tiempo de grabación en el estudio hice un poco de modelaje, pero eso me aburrió, así que empecé a vender marihuana. Fue la idea más estúpida que he tenido. Me quedé sin hogar. Vivía en la calle”.

Marie-Pierra cuenta que dormía cerca de las alcantarillas que daban un poco de calor. No podía ni lavarse incluso cuando menstruaba y era invierno. Estaba delgada, abandonada y vivía con el pánico de ser atacada o violada. “Sentí que los días duraban 800 horas. Entonces me vieron en YouTube y mi canción Dilemma empezó a sonar en la radio”. Así que al final, la música terminó, literalmente, salvándole la vida. Hoy, sus padres están muy orgullosos, lograron cambiar de opinión y ella no siento ningún resentimiento hacia ellos, pues dice que no serviría de nada.

En cuanto a su nombre artístico, cuenta que “Lous” es la palabra “Soul”, al revés, que significa “alma”. “Soy una persona extremadamente espiritual, que también vive en el mundo que he creado en mi cabeza. ‘Yakuza’ significa ‘perdedores’, porque defiendo la causa de los marginados, los negros, que siempre han sido considerados como delincuentes. No me he librado del racismo. Pero, cada vez que alguien me miraba mal, cada vez que una mujer escondía su bolso delante de mí, me tomaba el tiempo de explicarle a la otra persona que yo no era una ladrona”.

Luego de ser descubierta con Dilemma, en pocos años consiguió completar un puñado de EPs, grabando sobre todo en francés y, en ocasiones, en su kinyarwanda y kiswahili nativos. Las canciones de Lous llamaron la atención de Sony, y firmó con la discográfica en 2019. Mezclando influencias de R&B, trap y chanson française, el éxito de su primer single fue seguido por Tout Est Gore, producida por El Guincho. Ambos temas se incluyeron en su debut en un gran sello, Gore, en octubre de 2020. “Para mí, este es un compendio de mensajes de paz y amor”, dice Lous. “Porque eso es lo que busco a diario. Defino mi música como la búsqueda incesante de la verdad. Llamé a este álbum Gore, porque a veces las cosas son tan violentas, atroces, sangrientas y absurdas que se vuelven casi divertidas. ‘Es mejor reír que llorar’ no es sólo un dicho, es mi filosofía de vida”.

Gore contiene 10 pistas totalmente en francés, y fue producido por el español El Guincho, que colaboró con la estrella del flamenco pop Rosalía en su álbum El Mal Querer, ganador de un Grammy. Con El Guincho, Lous creó un álbum atemporal que habla de su identidad única como persona y como artista. El uso que hace de los ritmos de la rumba congoleña funciona perfectamente con la propia herencia latina de El Guincho; en Courant d’Air, por ejemplo, opta por una influencia más pesada del hip-hop que recuerda a su contemporáneo, el rapero belga-congoleño Damso.

La fama no es algo que Lous haya buscado nunca, pero ya no se resiste a la idea de que se está convirtiendo rápidamente en una de las nuevas voces artísticas más destacadas de Bélgica, Francia y otros países del mundo, el epítome del “artista internacional”. “Es difícil doblegarme”, sonríe. “O caminas conmigo o te quedas atrás”. Y con una voz y un sonido tan seductor, es difícil no seguirle la pista, y esperamos cosas grandes de esta artista durante muchos años.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE