Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Shygirl, la rapera londinense que rompe tabúes con beats experimentales

MOR.BO RIOT: Shygirl, la rapera londinense que rompe tabúes con beats experimentales
Shygirl. Fotografía: Instagram @0800shygirl
Words mor.bo

Sin pedir disculpas y sin timidez, Blane Muise — aka Shygirl — utiliza su música para hacer realidad sus deseos sexuales, transgredir los tabúes y empoderarse. Esta rapera, compositora y DJ originaria de Londres crea canciones pop descaradas y cargadas de sexualidad que se inspiran en el grime, el hip-hop postindustrial y los beats experimentales que podríamos escuchar en un club underground. “Para mí, no puedo empezar a conocer mi mente hasta que escucho las palabras fuera de mí, no sé cómo puede hacerlo nadie”, le cuenta a Metal Mag.

“Así que la conversación sobre el sexo y el deseo es tan necesaria para cualquier tipo de crecimiento. Tengo la intención de experimentar cosas y personas, amigos, amantes, familia, tanto como sea posible y quiero valorar esas experiencias. El primer paso es siempre valorarse a uno mismo y escuchar lo que se siente bien para uno”.

Su sonido es fácilmente reconocible por sus rimas rápidas y directas y su voz suave, y por colaborar frecuentemente con el productor Sega Bodega, con quien cofundó el sello y colectivo musical NUXXE, así como con artistas de la talla de SOPHIE, Arca, Zebra Katz y otros.

Lo más curioso de su historia es que antes de 2016, Shygirl no tenía intención de dedicarse a la música, y mucho menos de convertirse en cofundadora de un sello discográfico o una rapera de género. Pero cuando aceptó cantar sobre un ritmo industrial creado por su amigo y productor Sega Bodega, el éxito inicial de la canción abrió su mundo.

En 2017, mientras trabajaba en una agencia de modelos, cofundó su sello discográfico y colectivo llamado NUXXE junto a sus compañeros Bodega, Coucou Chloe y Oklou. Al año siguiente, dejó su trabajo a tiempo completo para centrarse en su propia música, y lanzando su EP debut, Cruel Practice, en mayo de 2018. Tomando sampleos de bandas sonoras de terror icónicas como Psicosis de Alfred Hitchcock, el proyecto presenta ritmos oscuros e industriales con letras viperinas sobre el sexo y el deseo.

Como era de imaginarse, la escena underground londinense tomó nota, al igual que Rihanna; en 2019, seleccionó una de las canciones de Shygirl para la banda sonora de un anuncio de Fenty Beauty. También Mugler decidió hacer lo mismo incorporando el sencillo Want More, lanzado en el 2016 en la musicalización del impresionante y reciente desfile Spring Summer 2021 presentado hace una semana. No es difícil imaginar de dónde sacó el instinto para sus beats dark y pulsantes: creciendo en los alrededores de Blackheath en Londres, estudió fotografía práctica en la Universidad de Bristol, viajando a Londres los fines de semana para asistir a fiestas que comenzaron a crear una nube en su mente sobre lo que más le gustaba. En aquella época, escribía las ideas de sus canciones o las letras mientras estaba en el transporte público, solo para ella, sin planes de compartirlas. Hasta que llegó Sega Bodega a cambiarle los planes, tal como le cuenta a L’Officiel:

“Sorprendentemente, todo fue muy natural desde el principio. No tuve que comprometerme ni cambiar mi forma de ser. Probé cosas, me gustó el proceso, y por feliz coincidencia hay otras personas que también aprecian lo que creo. Así que desde entonces publico mis nuevas canciones a medida que llegan, en cuanto están listas. El público me ve evolucionar en tiempo real, al mismo tiempo que me revelo a mí misma”.

Su visión caleidoscópica de la música no es nueva: cuenta que sus primeras fascinaciones sonoras fueron la banda sonora de El libro de la selva de Disney y la icónica Firestarter, el single de los pioneros EDM de los 90, The Prodigy. “Dos atmósferas opuestas”, admite, soltando una carcajada. “Extrañamente, siempre me calmaba cuando estaba de humor alborotado en casa”.

El 2020 fue quizás uno de sus mejores años: hizo apariciones en álbumes de Georgia, Zebra Katz y Arca, y firmó con Because Music para el lanzamiento de su segundo EP, ALIAS. Encabezado por el sencillo FREAK, el EP contó con la producción de SOPHIE, Sega Bodega, Kai Whiston, Happa y otros, tomando por asalto el amplio espectro del pop, presentándonos a sus cuatro alter egos: Baddie, Bonk, Bovine y Bae.

Su voz, normalmente envuelta en un estilo característico, pasa por fases de seguridad en sí misma y de mando, de tono elevado y lleno de picardía, de gravedad y de descaro, o de un maximalismo inundado de autotune. Explora su autonomía sexual, pero también las facetas indulgentes de su deseo. BAWDY, por ejemplo, suena como un homenaje al hip-hop de mediados de los 00, mientras que SLIME está lleno de arrogancia, envuelto en pegajosos beats y una seductora melodía. En el EP, Shygirl suena intimidante sin esfuerzo mientras afirma que su tentador amante is for the streets, bitch. Una de las facetas más interesantes para ella durante la producción fue trabajar con diferentes personas:

“Las colaboraciones me obligan a salir de mi caparazón y a provocar una espontaneidad que es difícil de conseguir para una perfeccionista sola en el asiento del conductor. Lo inesperado puede funcionar de maravilla. Con este nuevo EP, me siento más segura y me paseo por todas las esquinas, hablando con diferentes personas y abriéndome camino a través de los estilos musicales”.

Pero con sus diversos alter-egos y su sonido voluntariamente experimental, Shygirl se asegura claramente de ir un paso por delante de cualquier intento que busque definirla claramente. “Cuando me planteé aportar todas estas facetas de mí misma al proyecto y tratar de explicármelo a mí misma, me pregunté cómo podía ser todas estas cosas a la vez”, le dice a Vogue.

Una de las formas de expresarlo fue a través de una serie de avatares en 3D creados por Shygirl — que cobran vida como muñecas Bratz y personajes de videojuegos de la era del efecto 2000 — con la ayuda del artista de CG Sy Blake y el animador Maurice Andresen. “Cuando me utilizo a mí misma como musa, hay algo extraño… hay una sensación de autogratificación que es casi infantil, y convertirme en un personaje de videojuego es lo que habría soñado hacer de niña. Era mucho más fácil tratar de personificar esos alter-egos, y quería tener una representación visual que me ayudara a explicarlo. Porque me convierto en esas personas, dependiendo de lo que decida ponerme cada día”.

Sin embargo, para ella estos looks y alter ego no son un disfraz: de alguna manera, al saltar salvajemente a través de los géneros, el producto final, tanto sónicamente como en términos de estilo, se siente inconfundiblemente como ella, una hazaña impresionante si tomamos en cuanta que solo tiene dos EP bajo la manga. “Creo que todo el mundo está en el mismo viaje que yo”, afirma. “Todavía estoy descubriendo lo que soy, y cuanta más música hago, más me doy cuenta de qué historias encajan bien. Siempre he pensado que no tengo límites. No esperaba realmente estar haciendo música, y siento que todavía estoy en esa fase de descubrimiento. Espero que esa fase de descubrimiento no termine nunca”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE