NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Tini Stoessel, de ídolo teen a la cara más reconocida del pop argentino

MOR.BO RIOT: Tini Stoessel, de ídolo teen a la cara más reconocida del pop argentino
Tini. Fotografía: Instagram @tinistoessel
Words Carlos Turmero

Históricamente siempre hemos tenido las referencias de las grandes estrellas internacionales que salieron de Disney, desde los 90 con Christina Aguilera, Justin Timberlake, Britney Spears o Ryan Gosling, pasando por los 2000 con Miley Cyrus, Demi Lovato, los Jonas Brothers y Selena Gomez, hasta más recientemente en la última década con Zendaya. A pesar de que en Latinoamérica siempre tuvimos contenido original de Disney, eran pocas las figuras de nuestra región que lograban dar el salto y replicar su éxito de estrellas adolescentes en carreras exitosas o con notoriedad, hasta que llegó Tini Stoessel.

Martina Stoessel nació un 21 de marzo de 1997 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, hija de Alejandro Stoessel, un reconocido productor de televisión argentino​ y Mariana Muzlera. Una ídolo adolescente, que hoy muestra su cara más sensual, forma parte de esa amplia generación de jóvenes provenientes de la actuación que en los últimos años han dado el salto a la música, algunos mostrando sus cualidades desde las redes; otros, como ella, desde posiciones más altas de visibilización. Stoessel comenzó su formación artística a una edad temprana estudiando canto, piano, comedia musical, teatro musical y danza en su Buenos Aires natal. Stoessel se educó en dos escuelas bilingües privadas: Colegio San Marcos y el Colegio Martín y Omar de Isidro.

La carrera de Tini en las pantallas comenzó con la serie Patito Feo (un clásico entre las niñas y adolescentes de la década del 2000) en donde tuvo un papel menor sin mayor relevancia, pero eso la puso en el radar de Disney para que posteriormente empezara a trabajar directamente con ellos. No sería sino hasta 2011 cuando Violetta llegaría a su vida, el proyecto que llevó su carrera a otro nivel y la convirtió en una sensación internacional, que de alguna forma no tenía precedente en Latinoamérica. Violetta Castillo se había convertido en el modelo a seguir y en la ídolo de las adolescentes al principio de la década, lo que le dio la oportunidad a Tini de recorrer el mundo y darse a conocer para lo que eventualmente sería su carrera musical con su proyecto personal.

“Obviamente Violetta lo disfruté muchísimo y fue una experiencia que me llenó de oficio, porque viajé por todo el mundo, grabamos dos temporadas de televisión de 80 capítulos cada una e hicimos dos giras mundiales, lo que me llenó de experiencia para hoy hacer todo lo que hago con un conocimiento diferente. Pero no es comparable”.

Esas fueron las palabras de la cantante en una entrevista para La Tercera en 2019, con motivo de una presentación que tendría en el Movistar Arena de Santiago de Chile. Desde hace poco más de cuatro años hace música para todos los gustos, ya que pasó de melódico y baladas a reguetón, pop y, en breve, trap. Se ha reinventado y su edad, junto con su recorrido le ha permitido hacerlo a su manera y con un éxito que nada tiene que envidiar al personaje que revolucionó la industria infantil hace unos años.

La cantante ha abordado cada uno de los discos de su carrera (TINI, Quiero Volver y TINI TINI TINI) de manera distinta, porque de alguna forma han reflejado las distintas etapas no solo de su vida personal, sino también de ella como mujer que le tocó enfrentarse al típico reto y desafío de “borrar la imagen de chica Disney”, así lo comentó en una entrevista para La Nación en enero de 2019.

“El primero fue un proceso de encontrarme conmigo misma, de mostrar otra faceta diferente a la que trabajaba con Violetta. Fue despegarme de a poco, pero no en el mal sentido sino una transición. El segundo disco cambió mi vida. Fue una locura lo que pasó con cada single, la repercusión en la gente, de todas las edades. Sucedió algo con mi música que no pensé que pasaría tan rápido. Este último disco fue como un conjunto de todo: terminar de cerrar esa transición, encontrarme como mujer, mostrar muchas facetas mías: la de cantante, una un poco más sensual, la de mujer, y probar con diferentes estilos, desde el reggae hasta el pop, el reggaetón, las baladas”.

Justamente Tini logró romper con ese paradigma porque su transición fue paulatina y por etapas, no quiso deslastrarse de una vez de la imagen que la convirtió en una estrella internacional, sino que optó por ir respetando su propio proceso creativo y personal para que sus fans y el público en general también fuera cambiando junto con ella. Sin embargo, la cantante sabe que esta es una carrera compleja y hasta cierto punto volátil, por lo que no coloca toda su felicidad en el éxito porque sencillamente hay cosas que pueden salir bien y otras que no.

Tini es parte de esa nueva generación de artistas que no quiere limitarse a un solo género o una sola forma de presentar su arte, ella es una chica multifacética que quiere que cualquiera que escuche sus canciones vibre desde lo más profunda, bien sea con una poderosa balada corta venas o con un trap mucho más sensual.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • Me prendió
  • 9
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE