CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

Beyoncé

RENAISSANCE

Portada del álbum "Renaissance" de Beyoncé.
9
Words Mirangie Alayon

El pasado 29 de julio, Beyoncé decidió sacarnos las telarañas y sacudirnos las caderas con la llegada de su más reciente álbum, RENAISSANCE. Si obviamos la banda sonora The Lion King: The Gift (2019), el último álbum real de Beyoncé fue en 2016. Fue Lemonade, un disco político, feminista y poderoso que no ha envejecido ni un día. Basta decir que han pasado muchas cosas en el R’n’B, el pop y el hip-hop desde entonces. Doja Cat, Dua Lipa, Megan Thee Stallion y Cardi B han dejado su huella en la cultura pop con un éxito tras otro, así que podría decirse que había llegado la hora de que Mrs. Carter reclamara su corona y ganarse su apodo como Queen B. Para ello, Beyoncé decidió reinventarse por completo. Respaldada por la flor y nata de los productores electrónicos (A.G. Cook, Honey Dijon, Green Velvet, Skrillex, Pharrell Williams, Big Freedia) y por artistas tan apreciados como Grace Jones, 070 Shake y Tems, se erigió como en una diva del house muy soul sobre ritmos electrónicos a veces complejos y experimentales.

RENAISSANCE, el primer acto de una trilogía, es un vibrante homenaje a la cultura de club y al poder de la noche como salida salvadora de los problemas del día. Es una carta de amor a sus fans y a su familia LGBTQI+, sobre todo a su difunto tío Jonny (que falleció a causa de una enfermedad relacionada con el SIDA en los años 90), y a los iconos de la música de baile de esas comunidades cuyas contribuciones han pasado desapercibidas durante demasiado tiempo. “Un gran agradecimiento a mi tío Jonny”, dice Beyoncé en una carta incluida en el álbum. “Fue mi madrina y la primera persona que me expuso a mucha de la música y la cultura que sirven de inspiración para este álbum. Gracias a todos los pioneros que originan la cultura, a todos los ángeles caídos cuyas contribuciones han pasado desapercibidas durante demasiado tiempo. Esto es una celebración para ustedes”. Y lo cierto es que no se queda corta: en el disco le rinde homenaje a los pioneros del rap, del house, la música disco y el gospel de los 90, añadiendo sintetizadores icónicos a la prístina producción del álbum que se pasea por el dancehall, los afrobeats, el techno, el deep house, el gqom y más allá, enhebrando un hilo conductor sonoro durante 16 canciones y un poco más de una hora.

Por supuesto, el tema de presentación del álbum es la irresistible BREAK MY SOUL, que samplea el imperecedero himno house Show Me Love de Robin S. y a Big Freedia, pero el resto del álbum de Beyoncé también está orientado a la pista de baile: hay muchas vibras hedonistas que sientan bien después de dos años de pandemia y meses de cierre de discotecas. Ya sea rapeando o cantando, la voz de Queen Bey nunca ha sonado tan suave como la seda. ALIEN SUPERSTAR es el primer tema en el que empiezas a entender que este álbum trata menos de la autorreflexión y más de las pistas de baile y las calurosas noches de verano. Beyoncé pasa del estilo de rap suelto que ha utilizado desde su debut a unas voces más aireadas que siguen un ligero sample de I’m Too Sexy de Right Said Fred: I’m too classy for this world, forever, I’m that girl / Feed you diamonds and pearls, ooh, baby.

La nigeriana Tems y la leyenda del art-pop Grace Jones son las invitadas de MOVE, en donde el ritmo se alterna de un lado a otro antes de que Beyoncé advierta que Anything you do / Will be held against you. Pasa sin esfuerzo de su voz ligera durante el gancho posterior al coro a una exigencia más dominante, con toda la garganta. La pieza central de seis minutos, VIRGO’S GROOVE, se convertirá fácilmente en una de las favoritas de los fans con sus letras sexuales y su energía feminista, pues mezcla las letras y la energía de temas como Drunk In Love, Rocket y Blow. Un ritmo a medio tiempo es puntuado por letras pegadizas como I need more nudity and ecstasy y Kiss me where you bruise me. En CUFF IT (en la que tocan Nile Rodgers de Chic y Sheila E.), está preparada para una fiesta, sintiéndose unapologetic when we fuck up the night, con las voces superpuestas repitiendo la letra a lo largo de los versos.

La música del nuevo álbum de Beyoncé es tan variada que cuanto más se escucha y más se diseccionan los créditos, más se entiende cómo se ha ganado el título de Queen B. Hay producción de Skrillex (ENERGY, que también ha estado rodeada de la polémica por el sample de Milkshake de Kelis, que al final fue eliminado) y Blood Pop (ALL UP IN YOUR MIND), créditos de escritura para Sabrina Claudio y Sydney Bennett de Odd Future (PLASTIC OFF THE SOFA) y Nija (COZY). Solo Beyoncé podía aprovechar una colaboración así y convertirla en algo tan auténtico y rompedor. RENAISSANCE termina con dos de sus mejores temas. PURE/HONEY no suena como dos canciones, sino como cuatro, encadenadas por un ritmo que araña y grita y hace vogueing mientras Beyoncé hace un llamado a todas las bad bitches y a la cultura ballroom, en especial con los sampleos de Moi Renee, Kevin Aviance y MikeQ y Kevin Jz Prodigy. SUMMER RENAISSANCE rinde homenaje a la leyenda de la música disco Donna Summer (y a la producción de Giorgio Moroder y Pete Bellotte) con un sampleo glorioso de I Feel Love. Category is Bey, arremete su voz antes de fundirse literalmente en un repetitivo It’s so good/ It’s so good que casi nos invita a ver salir el sol luego de una noche de juerga.

Como anunció Beyoncé, RENAISSANCE es una salida catártica, después de una época difícil. Para quitarnos la rabia, vayamos a la discoteca: este séptimo álbum de la artista es bailable de principio a fin, es ecléctico, incluso salvaje, pero no deja de ser una escucha sin aliento, con las canciones que se suceden a la manera de un DJ que se divierte metiendo todo en el mismo cajón, géneros y épocas. Frente a un contexto difícil (guerra en Ucrania, pandemia, continuas injusticias sociales y raciales, retroceso en los derechos de la mujer), Beyoncé se muestra como una diosa afrofuturista en la portada del álbum, sobre un caballo luminoso y con un corsé metálico, como la guerrera que todos estábamos esperando, y ofreciéndonos un guiño y referencia a Bianca Jagger en Studio 54. Una heroína libre, extravagante y orgullosa que invita al mundo a comulgar con su música, al son de su voz sobrecogedora. Aunque no dejemos de trabajar, como nos insta a hacer BREAK MY SOUL, en las próximas semanas será difícil hacer otra cosa que no sea bailar estos himnos.

Escucha RENAISSANCE en su totalidad a continuación.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE