CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

BLACKPINK

BORN PINK

Portada del álbum "BORN PINK" de BLACKPINK.
7
Words Mirangie Alayon

Cuando explotaron como uno de los grupos de K-Pop más grandes del mundo, BLACKPINK tenía todo para romper la burbuja del fandom y llegar a las personas que no consumen el género. El tan esperado primer disco llegó al igual que su presentación en Coachella, pero el esperado crossover no sucedió realmente. Debido a la larga espera después de su último proyecto completo, las expectativas eran peligrosamente altas y la presión era aún mayor para este comeback, ya que todos pensaban lo mismo. ¿Podrán superarse a sí mismas y lograr ese salto al pop internacional? Dos años después, BORN PINK parece haber llegado para cumplir por fin con esa misión.

Con ocho pistas y apenas 24 minutos, BORN PINK es quizás demasiado breve como para ser una verdadera declaración de intenciones, y ciertamente se habría beneficiado de unos tres o cuatro temas más que tuvieran la intención de salirse un poco del sonido que esperamos en vez de este tracklist un poco calculado (balada incluida) para ser un poco lo que se espera de un disco pop. No hay nada de malo en buscar el éxito, pero el mejor pop suele ser aquel que mira las reglas del juego y las entiende lo suficientemente bien como para hacer dos cosas: picar un poco ese oído adiestrado que busca una melodía redonda y una catarsis bailable, pero también mandando estas pautas arbitrarias a la basura para crear algo nuevo e irresistible. En este sentido, el álbum comienza perfectamente con PINK VENOM, que sigue esa fórmula K-Pop irresistible con versos trap y rap, un poco de melodrama antes del coro, y un crescendo electrónico al final. En este caso, subvierte con un coro increíblemente ligero pero que que perdura en el oído: esos ra-ta-ta-tas del final cumplen su cometido.

Más adelante en Shut Down, Lisa hace alarde de su impecable flow sobre un sample de La Campanella, de Niccoló Paganini, y un candidato a single llega justo después con Yeah Yeah Yeah, donde el cuarteto apuesta por un poco de sonido disco atmosférico, y funciona tan bien que nos preguntamos por qué no hacen más tracks en este estilo. Luego parecen entregarse al pop con esteroides: hay color, ritmo, personalidad y la intención de dejarnos tarareando todos los temas para cuando terminemos de escuchar BORN PINK: Hard To Love saca lo mejor de Rosé sobre un groove pop cargado de guitarras; Tally tiene a las cuatro pateando en todas direcciones en un rechazo al slutshaming; Typa Girl suena como el típico rap fashionista, y Ready To Love es un bop electropop. Sin embargo, la balada Happiest Girl es el momento más gris, y podríamos decir hasta forzado, pues se siente como que debían incluir a juro un tema más lento para balancear el resto, y lo cierto es que no lo necesitaban. Es una canción tan básica y genérica que puede haber sido cantada por cualquier cantante teen pop norteamericana sin problema, y es entonces cuando nos damos cuenta de que el talento y la fuerza de BLACKPINK son subutilizados con demasiada frecuencia dentro de la maquinaria K-Pop. Estamos seguros de que destrozarían todo con una batería de productores internacionales con ganas de dibujar fuera de las líneas.

Si hay un conflicto en el álbum, es que BLACPINK están en la extraña posición de tener que ser simultáneamente diferentes y tolerables para el mundo exterior, mientras que sus fans tal vez quieran que sigan la fórmula que las ha hecho famosas. Sin embargo, BORN PINK disipa este miedo, y básicamente lo hace de una forma desenfadada e inteligente: a la acusación de ser superficiales o influencers o muñecas Barbie, responden con un “supongo que sí” mientras se encogen de hombros. Este disco, como los mejores momentos del cuarteto, tiene que ver absolutamente con su carisma y experimentar… siempre dentro de sus límites. Sí, esto es bubblegum pop sin ninguna vergüenza de serlo. Es femenino, se disfraza, ignora la profundidad, suena fuerte y te da una cachetada. Y sí, BLACKPINK son capaces de hacer cosas mucho más subversivas que un arquetipo de la música pop, pero solo el tiempo dirá si su management y productores serán capaces de dejarlas soltarse el pelo. Mientras tanto, seguiremos disfrutando de los bangers precisos y mortales.

Escucha BORN PINK en su totalidad a continuación.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 5
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 25
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 1
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE