NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE

Contemporary Store

Ya está disponible nuestra exclusiva merchandise. Regístrate en nuestra store y obtén un 20% OFF en tu primera compra.

Ir a la store 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV

Te explicamos toda la polémica de la película “Cuties” en Netflix

Cuties. Fotografía: Netflix
Words Carlos Turmero

Cada cierto tiempo, Netflix enfrenta alguna polémica relacionada con cualquiera de los proyectos que están disponibles en su plataforma, bien sea por la historia que se cuenta o por las personas que están involucradas, esto sin que muchas de las personas vean la serie, película o documental para juzgar, criticar y en caso de que sea necesario, condenar con base. El caso más reciente es la película francesa Cuties, que se convirtió en la nueva víctima de la cultura de cancelación.

Hay bastante controversia en torno a la película que podría muy bien dispersarse una vez que la gente la vea. Dirigida por Maïmouna Doucouré, Cuties (en francés, Mignonnes) cuenta la historia de una inmigrante senegalesa musulmana de 11 años llamada Amy que se muda a París. Mientras su familia la anima a ser modesta y obediente, Amy se hace amiga de un grupo de niñas que forman un grupo de baile para ganar popularidad en las redes sociales.

Netflix compró Cuties justo antes de su exitoso estreno en el Sundance Film Festival de 2020, pero la controversia surgió a finales de este verano cuando el departamento de mercadeo de Netflix estrenó su póster para la película, que presentaba a sus cuatro protagonistas en pantalones cortos con botas y camisetas de tirantes con llamativas poses provocativas; una imagen muy diferente del póster francés original de la película, que mostraba a las chicas alegres con bolsas de compras.

El poster de Netflix y el poster original francés de “Cuties”. Fotografía: Netflix/BAC Films

Una vez fue publicado el póster, los comentarios corrieron como pólvora a través de las redes sociales, en donde cientos personas criticaron la imagen debido a que se consideraba que ofrecía una imagen “sexualizada” de menores de edad, lo que originó el hashtag #CancelNetflix en el que miles de personas pedían que cancelaran sus suscripciones a la plataforma.

Según Variety, la compañía de investigación YipitData hizo un cálculo aproximado de las cifras y determinó que las suscripciones canceladas de Netflix aumentaron hasta casi el 800% de las tasas reportadas en agosto. Fue la mayor cancelación de suscripciones que la red ha experimentado en varios años. Netflix es notoriamente silencioso en cuanto a sus propios números, pero YipitData utiliza información auxiliar como el tráfico de la web, las transacciones en línea, los recibos de correo electrónico y otros informes para seguir las tendencias de Netflix para su investigación. Como tal, no tienen un número específico, pero las cancelaciones relacionadas con Cuties fueron drásticas de cualquier manera.

Sin embargo, Cuties también tuvo su cuota de defensores. Tessa Thompson, quien vio la película en Sundance, tuiteó su afirmación de que Cuties era una “película hermosa” y que estaba “decepcionada al ver cómo se posicionaba en términos de marketing”: “Entiendo la respuesta de todos. Pero no habla de la película que vi”.

Netflix se disculpó rápidamente por el cartel, admitiendo que no era representativo de la película. El CEO de Netflix, Ted Sarandos, incluso llamó para disculparse personalmente con Doucouré. Netflix actualizó la imagen y sinopsis en su servicio para que coincidiera con la del cartel original, que ahora dice: “Amy, de once años, comienza a rebelarse contra las tradiciones de su familia conservadora cuando se fascina con un equipo de baile de espíritu libre”.

Por otra parte, la directora Maïmouna Doucouré se conviritó en un objetivo para los trolls de internet quienes direccionaron sus energías para atacarla por crear una “película que sexualiza a las niñas”, afirmación hecha por personas que quizás no se tomaron el tiempo de ver la cinta. Como le dijo a Deadline, “Descubrí el póster al mismo tiempo que el público americano”. Su reacción a la crítica “fue una experiencia extraña. No había visto el póster hasta que empecé a recibir todas estas reacciones en las redes sociales, mensajes directos de la gente, ataques contra mí. No entendía lo que estaba pasando. Fue entonces cuando fui y vi cómo era el póster”.

“Recibí numerosos ataques a mi persona por parte de personas que no habían visto la película, que pensaban que en realidad estaba haciendo una película que era permisiva con la hipersexualización de los niños. También recibí numerosas amenazas de muerte”.

Si nos guiamos por las palabras de Doucouré y por la película misma, esta es realmente una crítica a las mismas cosas que se le acusa de promover. Como dijo a ScreenDaily, “la obra surgió del deseo de explorar lo que significa acercarse a la feminidad entre dos culturas, así como el tema más amplio de la hipersexualización de los jóvenes en la sociedad moderna”. Doucouré pasó un año investigando, entrevistando a jóvenes bailarines y asistiendo a performances. Recordó que una de las actuaciones que vio fue de unas “chicas en el escenario vestidas de forma realmente sexy con ropas cortas y transparentes”. Esta situación generó una mezcla de shock y admiración en la directora.

Algo que tiene claro la directora con respecto a toda esta situación es la importancia de la necesidad de proteger a las niñas y jóvenes, y que su única intención era de abrir los ojos del mundo ante esta realidad que viven muchas niñas en diversos países en los que esta situación está completamente normalizada.

Algo que resulta llamativo de toda esta situación es la capacidad selectiva que tienen algunas personas para escoger sus objetivos de cancelación cuando en realidad existen muchas programas que muestran de alguna forma la explotación infantil como el famoso reality show norteamericano Dance Moms, por mencionar un ejemplo de un programa que tiene más 10 temporadas al aire en el que niñas han aparecido vestidas incluso de maneras más sugerentes.

Otro punto que vale la pena destacar es la poca capacidad de pensamiento crítico que hay en la actualidad dado que nunca se toma en cuenta el contexto el que muchas historias fueron creadas, que más allá de justificar cosas que puedan estar mal, resulta más bien un ejercicio para entender y comprender al momento político, histórico y cultural que se estaba viviendo en el momento para así identificar los avances que se han dado en el mundo con respecto a diversas temáticas.

El aprendizaje que nos deja esto es que la crítica siempre será mucho más poderosa y correcta cuando se hace desde la base y el conocimiento, no desde la presunción o la ignorancia.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 23
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • 3
    Me deprime
  • 13
    WTF!
  • 8
    Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE