CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Drugs

Un fármaco derivado del cannabis promete aliviar el dolor mejor que el CBD

Cannabis. Fotografía: Gestión Solidaria
Words Carlos Turmero

Para los pacientes que sufren dolores crónicos, el ingrediente del cannabis, el cannabidiol CBD, se está convirtiendo rápidamente en un remedio popular. Sus defensores afirman que esta sustancia no psicoactiva puede hacer de todo, desde combatir el dolor hasta alejar las infecciones bacterianas. Ahora, investigadores de la Universidad de Temple afirman que un nuevo fármaco derivado del cannabis puede ser incluso mejor para reducir el dolor intenso.

Los autores del estudio añaden que la necesidad de analgésicos menos dañinos y menos adictivos está llegando a un punto crítico en Estados Unidos. Estos pacientes no sólo viven con dolor crónico, sino que los tratamientos ineficaces y la disminución de la productividad laboral se suman para dar a muchas personas una sensación de desesperanza y ansiedad. Los investigadores afirman que esto suele conducir a trastornos por abuso de sustancias y a una adicción a los opioides recetados.

Publicidad

Se calcula que solo en 2017 unos 18 millones de estadounidenses abusaron de los analgésicos con receta. Para empeorar las cosas, los estudios han demostrado que los opiáceos no controlan bien el dolor a largo plazo.

EL CBD tampoco es la alternativa ideal

Aunque los científicos están explorando la utilidad del CBD como alternativa, los investigadores afirman que su capacidad para tratar el dolor en humanos es limitada. Esto se debe a la baja biodisponibilidad, el rango en el que un fármaco puede alcanzar con éxito el sitio objetivo en el cuerpo humano. En el nuevo informe, los autores del estudio de la Escuela de Medicina Lewis Katz descubren que un análogo del CBD llamado KLS-13019 mejora la capacidad del CBD para combatir el dolor en animales como los ratones.

“En un modelo de ratón de neuropatía periférica inducida por la quimioterapia (NPIQ), hemos podido demostrar por primera vez que el KLS-13019 funciona tan bien, si no mejor, que el CBD en la prevención del desarrollo de la neuropatía y en la reversión de la sensibilidad al dolor después de que éste se haya establecido”, afirma la doctora Sara Jane Ward, profesora adjunta de Farmacología, en un comunicado de la universidad.

Los investigadores afirman que el KLS-13019, desarrollado por la empresa biofarmacéutica Neuropathix, Inc., es más potente que el CBD y tiene mayor biodisponibilidad en los estudios con animales. La Dra. Ward y su equipo examinaron el rendimiento del fármaco en ratones con NPIQ.

En los seres humanos, la NPIQ es un efecto secundario común de los tratamientos contra el cáncer que dañan los nervios periféricos. Los pacientes experimentan un dolor intenso, ya que estos nervios llevan la información sensorial a los brazos, las piernas y el cerebro. Estas sensaciones también pueden manifestarse en forma de hormigueo, ardor o adormecimiento de las extremidades.

En múltiples experimentos, los investigadores midieron el dolor de los animales tras el tratamiento con KLS-13019 o CBD. Los resultados muestran que la sensibilidad al dolor se redujo significativamente con cualquiera de las dos sustancias derivadas del cannabis. Sin embargo, el KLS-13019 revirtió los estímulos dolorosos en mayor medida en los animales que sufrían neuropatía periférica. Los investigadores no observaron los mismos resultados en los animales que tomaban CBD.

¿Podrían los analgésicos del cannabis frenar también las adicciones perjudiciales?

Estudios anteriores apuntan a que el CBD tiene la capacidad de reducir las ansias de consumir opioides en pacientes que se enfrentan al abuso de sustancias. “Muchos pacientes que utilizan opioides para el tratamiento del dolor entran en un ciclo de refuerzo, en el que cada uso de opioides activa las vías de recompensa y la percepción de alivio del dolor, lo que conduce a la adicción”, explica la Dra. Ward.

El nuevo estudio no encontró pruebas que apoyaran esta teoría entre los animales que tomaban CBD, pero los investigadores sí observaron un menor comportamiento de búsqueda de opiáceos en los ratones que tomaban KLS-13019. “Esto nos indica que el KLS-13019 tiene beneficios más allá de su capacidad para aliviar el dolor”, concluye.

El equipo tiene previsto explorar cómo el KLS-13019 ejerce estos efectos en los pacientes. En particular, los investigadores examinarán cómo el fármaco interrumpe el comportamiento adictivo y verán si puede aliviar otras causas de dolor.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE